Una tercera parte de nuestra vida la pasamos en la cama, entre telas. Estas horas son decisivas para reparar el cansancio del día, para curar el cuerpo y la mente preparándolos para un nuevo día.

Esto hace que una buena ropa de cama no sea una tontería, hay que prestarles atención y recursos. Además suelen ser piezas que duran muchos años y, por este motivo vale la pena que sean buenas, de materiales naturales, preferentemente de algodón 100% de buena calidad, ya que nos acompañarán muchas noches.

Desde siempre la manera de medir la calidad de una ropa de algodón ha sido la de contar hilos por superficie, o sea más hilos por cm. cuadrado mejor la ropa. Pero las nuevas tendencias hablan de que no es sólo cuestión de cantidad de hilos, la calidad del hilo también es importante, las fibras que componen los buenos hilos deben ser más largas para que sean fuertes y tengan más suavidad.

Hoy hablamos de la ropa de cama de punto de camiseta, fundas nórdicas, cojines y sábanas de algodón 100% de punto, hace unos años que va ganando terreno a la ropa de cama de algodón convencional, por la comodidad, la dulzura, la suavidad que tiene. El acabado del tejido es el todo, la elasticidad del punto aumenta la comodidad, esta es la diferencia de una buena ropa, que la piel esté contenta al tocarla.

Las fundas nórdicas y cojines de Mik-Max tienen el tejido muy suave y agradable al tacto, al ser de algodón de altísima calidad permite a la piel transpirar correctamente.

La ropa de punto de algodón es una buena opción de ropa para todos pero aún más para niños y bebes, la piel de los bebés es mucho más delicada, ya que tienen la quinta parte de espesor que la de los adultos, con los años vamos perdiendo la capacidad de apreciar el tacto de las telas, por eso se debe tener especial cuidado y evitar agentes irritantes para que no aparezcan eccemas o picores.

DESCUBRE NUESTRA SELECCIÓN MIKMAX AQUÍ