Un toque de estilo nórdico, es lo que queremos para renovar un poco la casa, por eso hemos escogido este sillón con patas, también podríamos decir estilo vintage de los años 60's o sea un poco "pop". Una pieza pequeña que nos resulta práctica porque no llena nada, es versátil, funcional y sencilla, combina a la perfección lo moderno, con lo antiguo, integrando tanto muebles lacados blancos como muebles más clásicos dando un toque divertido con elegancia. La pondremos en la sala pero podría quedar perfecta en cualquier rincón que nos convenga ya que es una pieza tapizada, por tanto proporciona calor visual. 

Sillón de la marca Designers Guild tapizado con pata de gallo.

Este tipo de butacas nos transportan a casas con paredes y techos claros, ventanas grandes por las que entra luz, como mucho matizada por cortinas delgadas, ligeras. Casas con los muebles justos, donde tienen mucho más protagonismo las estancias por su amplitud y por estar poco recargadas que cualquier pieza decorativa. Tonos neutros en todos sus matices, evitando superficies brillantes y angulosas.

A grandes rasgos, donde iría este sillón tendriamos un hogar de ambiente relajado, donde se respira calma, serenidad y buen gusto.

 

Puedes comprar estos sillones en nuestra tienda online haciendo clic aqui.